sábado, 4 de diciembre de 2010

The Obscene Kiss

Christian Death - Pornographic Messiah [1999]
CHRISTIAN DEATH – Pornographic Messiah [1999]

Track 10 - Dissent and Decadence: The Obscene Kiss

She claimed while on LSD
"The devil has possessed me"
So she plucked out her right eye


With Christianity she was obsessed
With Insanity she possessed


Though religiously devout
She took thrill in carving out
His penis with a nail


Made him black and blue
With a kind of thumb screw


It comes down to this
The obscene kiss


Afflicted deviation
Can you cure it
Afflicted the devil's mark
Can you cure it


Burn it abomination
Burn it cut em down
Burn it abomination
Burn it cut em down


She opened his abdomen
As though unzipping skin
Then cut off his manhood


She mutilated him with precision
As prescribed by god in her vision


In her chest she hammered in
Thirty needles and a pin
Her hammer was a bible


With Christianity she was obsessed
With Insanity she was possessed


It comes down to this
The obscene kiss

Afflicted deviation 

Can you cure it
Afflicted the devil's mark
Can you cure it


Burn it abomination
Burn it cut em down
Burn it abomination
Burn it cut em down


CHRISTIAN DEATH - Dissent and Decadence: The Obscene Kiss

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cauldron II: The Pumpkin Strikes Back

Creo que Cauldron II es el primer juego que me hizo conocer la desesperación y frustración en la primera jugada, un gran titulo en Commodore... entretenido, enviciante, difícil en extremo, buenos gráficos y sonido.

Cauldron II - The Pumpkin Strikes Back

Cauldron II: The Pumpkin Strikes Back... me pareció curioso en su momento el título completo, hasta que un amigo me hizo acordar que era una continuación. Si mal no me acuerdo en la primera parte tenias el rol de una Bruja que quería ser la reina de todas ellas y solamente podía llegar a serlo si robaba un objeto mágico a la Gran Calabaza. Cuando lo logró, hizo lujo de su poder aniquilando a todo el pueblo de calabazas del reino.

Y ahora en esta 2da parte, es todo lo contrario... eres la Calabaza sobreviviente buscando venganza, y has logrado entrar al castillo de la Reina de las Brujas. Para poner fin a su existencia tienes que buscar unos objetos mágicos (cada uno con un fin específico) que te permitirán cumplir tu tarea.

Cauldron II [In the game]

Y porque la desesperación y frustración? Pues por el movimiento de la Calabaza... ya que al no tener piernas ni manos, tienes que avanzar rebotando donde solo podías variar la dirección o la fuerza del salto, todo esto acompañado a un enfermo sonido de rebote, el cual generaba mas tensión al juego. 7 vidas es todo lo que tienes y lo mas seguro es que 7 veces escucharás la risa maligna de la bruja antes del fin.

El juego salió en 1986 por Palace Software, curiosamente su logo es similar a la estructura del castillo. En su interior tienes que pasar muchas habitaciones con calaveras andantes, arañas, cuasimodos desquiciados, objetos en movimiento, fantasmas y varios sinónimos mas... genial la parte donde te ves caer desde lo alto de la torre (cual dibujo de el Coyote y el Correcaminos), y todo por unas simpáticas gárgolas ubicadas en el exterior del castillo.

Palace Software [Logo]

El sonido del rebote de la Calabaza en su avance y la risa de la Bruja es desquiciante, sobre todo después de seguir intentándolo un tiempo por su nivel de dificultad, la música del juego es perfecta, simplemente genial.

Cauldron II - The Pumpkin Strikes Back [Map]

Encontré esta web tributo a Cauldron II, hecho por un amable nostálgico (¿o nostálgicos?), incluso se puede jugar un remake online muy fiel al original de Commodore. Ojalá que en los próximos 4 siglos alguno pueda completar la venganza de la Calabaza.


jueves, 23 de septiembre de 2010

Es que… Galileo no explicó bien pues!

En 1979, Juan Pablo II encarga una comisión para revisar detalladamente la condena que dio la iglesia a Galileo Galilei en 1633, por la hereje afirmación de decir que la Tierra gira alrededor del Sol.

En 1992 terminó esta comisión, indicando nuevamente que la tesis de Galileo carecía de argumentos científicos para demostrar el heliocentrismo y sostuvo la inocencia de la iglesia como institución y la obligación de Galileo de prestarle obediencia, justificando la condena.

Joseph Ratzinger (en ese tiempo Cardenal y prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe) lo informó tomando las palabras del filósofo Paul Feyerabend:
La Iglesia de la época de Galileo se atenía más estrictamente a la razón que el propio Galileo, y tomaba en consideración también las consecuencias éticas y sociales de la doctrina galileana. Su sentencia contra Galileo fue razonable y justa, y sólo por motivos de oportunismo político se legitima su revisión.
Paul Feyerabend

Es decir… Galileo no explicó bien científicamente su afirmación, y como la iglesia siempre tiene la razón de su lado, fue razonable y justa la condena dada, aún cuando la Tierra gira alrededor del Sol.

miércoles, 23 de junio de 2010

LA guitarra elétrica

Jackson, modelo King V.

Jackson King V 02


Jackson King V 03

Jackson King V 04

Jackson King V 05

Jackson King V Megadeth

sábado, 12 de junio de 2010

Blade Runner de Ridley Scott [1982]

Blade Runner

Una de mis películas de ciencia ficción favoritas es Blade Runner (1982), basada en el libro ¿Sueñan los androides con ovejas electrónicas? (1968) de Philip K. Dick. El soundtrack fue compuesto por Vangelis y dirigida por Ridley Scott.

La historia esta situada en Los Angeles, EE.UU. del año 2019, donde muestra una civilización en el apogeo de la tecnología y declive humanitario, dominada por la paranoia impuesta por las corporaciones, que fabrica androides a través de la ingeniería genética conocidos como Replicantes, destinados a cualquier tipo de trabajo que un humano no quiera hacer.

Estos Replicantes se asemejan a los humanos aunque con mayor prestancia física... fabricados por Tyrell Corporation para ser “mas humanos que los humanos mismos”. Pero tras un sangriento motín en la tierra, los Replicantes fueron declarados ilegales, y los Blade Runner son los encargados de retirarlos.

Replicante Femme

Película de culto, precursora del género Cyberpunk, inspiradora de obras como The Matrix, Ghost in the Shell y Dark Angel, con una ambientación perfecta, donde se puede tomar a simple vista lo siguiente:
  1. La tecnología es el nuevo ambiente natural de la civilización, arboles reemplazados por construcciones, luz del sol reemplazada por luz artificial, verde y azul por color metal... los animales son creaciones de lujo para algunos.
  2. La civilización a perdido su humanidad, el vivir en jaulas de oro y metal les generó una nueva opción de vivir por vivir.
  3. La paranoia esta presente en todo lados, gracias a las corporaciones y la policía.
  4. Posible representación de la misantropía por imposición en el personaje llamado J.F. Sebastian, pues construye robots con el fin de que sean sus amigos (construyendo emociones ?).
  5. Los ojos como puentes de percepción.
  6. La manipulación genética es una nueva manera de jugar con las posibilidades.

Las calles de Blade Runner

El escoger a Vangelis fue un acierto total, no creo que otro músico pudiera haber podido asimilar tan bien la esencia de lo que abarca la película… y hacerla sonido, llegando a hacer con los sintetizadores una combinación futurista y oscura, dando pie en el track final de la película, el posible futuro apocalíptico de la humanidad.

VANGELIS - Blade Runner [End Theme]

Creo que la parte principal (para mi) de la película es el final, cuando por sorpresa el Replicante salva la vida del Blade Runner aún cuando este trataba de retirarlo y se da pie a una bella introspección por parte del Replicante... cual es el significado de ser un humano? Que recuerdos son reales o mentiras? Si vivimos en una mentira esta podría ser lo real? Una inteligencia artificial vale tanto como una humana si tiene recuerdos vividos? Una realidad virtual vale mas que la realidad en si?

El Replicante y el Blade Runner
Rog Batty
He visto cosas que los humanos ni se imaginan.Naves de ataque incendiándose más allá del hombro de Orión. He visto rayos C centelleando en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser.
Todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas... en la lluvia. Es hora... de morir.
Rog Batty, el Replicante

Blade Runner - Time to Die [sub]

sábado, 13 de marzo de 2010

Commodore Amiga

Commodore [Logo]

Si existe algo de lo que se podría decir que soy fanático, es de la Commodore Amiga.

Cuando era niño, la primera computadora que pude ver en acción fue una Commodore 64 (C64), y con un gran título llamado Impossible Mission, la combinación de esa computadora con su audio y la voz digitalizada del juego fue algo increíble para esa época. También habían otras computadoras muy buenas como Atari, Sinclair, Apple o Amstrad, todas ellas dieron el sabor a una Escena Informática conformada por muchas personas amantes de las computadoras.

Commodore 64

Era muy normal entrar en discusiones o comparaciones sobre cual computadora era mejor, personalmente creo que la C64 era superior técnicamente, sobre todo por el conocido chip SID (audio). Posiblemente es la computadora de 8-bit de culto mas importante ya que inspiró a muchos programadores y músicos, hasta el día de hoy continua esta Escena Informatica, con programación, intros, demos e incluso una subcultura musical. En The C-64 Scene Database encontraran una relación de ello, muy digna de tomar en cuenta. Pueden ver el demo / video Chameleon cuyo autor es Crossbow, del grupo Crest.

Crest - BluREU

Obviamente la C64 la usaba solo para jugar y escuchar su sonido, me acuerdo de grandes titulos como Impossible Mission, Ghost and Goblins, Eye of the Beholder, AD&D Pool of Radiance, AD&D Curse of the Azure Bonds, Times of Lore, R-Type, The Last Ninja, Ultima V, Maniac Mansion, Zak McKraken y un gran etcétera.

A comienzos de los años 90, empezó a circular entre la Escena, unas grabaciones de audio de muchos juegos conocidos en C64, con la gran diferencia de que era un sonido profesional... a otro nivel (sin desmerecer el SID). Se hablaba de una computadora de 16-bit que se llamaba Commodore Amiga.

Commodore Amiga [Logo]

Finalmente pude apreciar en todo su apogeo una Commodore Amiga 500, corriendo juegos como el impresionante Shadow of the Beast y Blood Money. Haberla visto fue tener prácticamente la misma sensación que tuve cuando vi una C64, solo que con la tecnología de ese momento y que ninguna computadora podía llegar. Por un tiempo solo disfrute de ella en casa de algunos amigos que la tenían (era muy cara en esos tiempos), hasta que pude comprar una Commodore Amiga 1200 (A1200) la cual estaba hecha para uso domestico (por así decirlo) ya que había otro modelo, el A4000.

Commodore Amiga 1200

La A1200 tiene un CPU Motorola MC68EC020 con 14Mhz, 2Mb de RAM (con una expansión), chip Paula (audio), chip  AGA (Advanced Graphics Architecture), un slot PCMCIA, conectores RCA, RGB, salida de TV y muchas otras cosas mas que eran impresionantes, y todo en una computadora que prácticamente era del tamaño de un teclado de PC. La tenia expandida con mas memoria y una tarjeta Cobra que aumentaba a 40Mhz e incluía un SCSI.

Commodore Amiga 1200 [Back]

Con la A1200 podía hacer simplemente todo, y bien, tenia un OS Workbench 3.0 el cual se podía personalizar, trabajar como multitarea, tener Internet mediante un modem externo, trabajar con audio (como olvidar al OctaMED y los MODs) y video, y todo con esa configuración que era mucho menor si se comparaba con las PCs de esa época. Los usuarios de PC no podían explicarse todo lo que se podía hacer con la A1200, y superándolo con creces, con una computadora tan compacta y con un procesador menos rápido, menos memoria y espacio en disco duro.

OS Workbench [Screenshot]

Shadow of the Beast [Game Over]

La Escena aprovechó muy bien esta gran máquina, crearon demos, intros, música, programas, juegos y muchas cosas que yo calificaría como obras de arte. Recuerdo al grupo The Black Lotus, el cual siempre esperaba sus demos, algunos de ellos son Darkside (1996), Rain (1999), Ocean Machine (2005) y Starstruck (2006).

Shadow of the Beast II [Game Over]

Desgraciadamente, el marketing de la empresa no fue bien manejado llegando a la bancarrota. El Amiga es un ejemplo de que no necesariamente triunfa lo mejor, si hubiera sido todo lo contrario, la historia de la informática seria muy diferente.



lunes, 8 de marzo de 2010

Ser parte de una religión

Con o sin religión, la gente buena seguiría haciendo el bien, y la gente mala seguiría haciendo el mal; Pero para que la gente buena haga el mal hace falta la religión.
Richard Dawkins

martes, 5 de enero de 2010

Carta de Richard Dawkins a su hija

Esta carta fue escrita por Richard Dawkins a su hija Juliet cuando tenia 10 años. Aunque por lo visto… también la escribió a todos los que quieran leerla.

Querida Juliet: 
Ahora que has cumplido 10 años, quiero escribirte acerca de una cosa que para mí es muy importante. ¿Alguna vez te has preguntado cómo sabemos las cosas que sabemos? ¿Cómo sabemos, por ejemplo, que las estrellas que parecen pequeños alfilerazos en el cielo, son en realidad gigantescas bolas de fuego como el Sol, pero que están muy lejanas? ¿Y cómo sabemos que la Tierra es una bola más pequeña, que gira alrededor de esas estrellas, el Sol?La respuesta a esas preguntas es “por la evidencia”. A veces, “evidencia” significa literalmente ver (u oír, palpar, oler) que una cosa es cierta. Los astronautas se han alejado de la Tierra lo suficiente como para ver con sus propios ojos que es redonda. Otras veces, nuestros ojos necesitan ayuda. El “lucero del alba” parece un brillante centelleo en el cielo, pero con un telescopio podemos ver que se trata de una hermosa esfera: el planeta que llamamos Venus. Lo que aprendemos viéndolo directamente (u oyéndolo, palpándolo, etc.) se llama “observación”. 
Muchas veces, la evidencia no sólo es pura observación, pero siempre se basa en la observación. Cuando se ha cometido un asesinato, es corriente que nadie lo haya observado (excepto el asesino y la persona asesinada). Pero los investigadores pueden reunir otras muchas observaciones, que en un conjunto señalen a un sospechoso concreto. Si las huellas dactilares de una persona coinciden con las encontradas en el puñal, eso demuestra que dicha persona lo tocó. No demuestra que cometiera el asesinato, pero además pueda ayudar a demostrarlo si existen otras muchas evidencias que apunten a la misma persona. A veces, un detective se pone a pensar en un montón de observaciones y de repente se da cuenta que todas encajan en su sitio y cobran sentido si suponemos que fue Fulano el que cometió el asesinato.  
Los científicos -especialistas en descubrir lo que es cierto en el mundo y el Universo- trabajan muchas veces como detectives. Hacen una suposición (ellos la llaman hipótesis) de lo que podría ser cierto. Y a continuación se dicen: si esto fuera verdaderamente así, deberíamos observar tal y cual cosa. A esto se llama predicción. Por ejemplo si el mundo fuera verdaderamente redondo, podríamos predecir que un viajero que avance siempre en la misma dirección acabará por llegar a mismo punto del que partió. Cuando el médico dice que tienes sarampión, no es que te haya mirado y haya visto el sarampión. Su primera mirada le proporciona una hipótesis: podrías tener sarampión. Entonces, va y se dice: “Si de verdad tiene el sarampión, debería ver….” y empieza a repasar toda su lista de predicciones, comprobándolas con los ojos (¿tienes manchas?), con las manos (¿tienes caliente la frente?) y con los oídos (¿te suena el pecho como suena cuando se tiene el sarampión?). Sólo entonces se decide a declarar “Diagnóstico que la niña tiene sarampión”. A veces, los médicos necesitan realizar otras pruebas, como análisis de sangre o rayos x, para complementar las observaciones hechas con sus ojos, manos y oídos. 
La manera en que los científicos utilizan la evidencia para aprender cosas del mundo es tan ingeniosa y complicada que no te la puedo explicar en una carta tan breve. Pero dejemos por ahora la evidencia, que es una buena razón para creer algo, porque quiero advertirte en contra de tres malas razones para creer cualquier cosa: se llaman “tradición”, “autoridad” y “revelación”.  
Empecemos por la tradición. Hace unos meses estuve en televisión, charlando con unos 50 niños. Estos niños invitados habían sido educados en diferentes religiones: había cristianos, judíos, musulmanes, hindúes, sijs… El presentador iba con el micrófono de niño en niño, preguntándoles lo que creían. Lo que los niños decían demuestra exactamente lo que yo entiendo por “tradición”. Sus creencias no tenían nada que ver con la evidencia. Se limitaban a repetir las creencias de sus padres y de sus abuelos, que tampoco estaban basadas en ninguna evidencia. Decían cosas como “los hindúes creemos tal y cual cosa”, “los musulmanes creemos esto y lo otro”, “los cristianos creemos otra cosa diferente”.  
Como es lógico, dado que cada uno creía cosas diferentes, era imposible que todos tuvieran razón. Por lo visto, al hombre del micrófono esto le parecía muy bien, y ni siquiera los animó a discutir sus diferencias. Pero no es esto lo que me interesa de momento. Lo que quiero es preguntar de dónde habían salido sus creencias. Habían salido de la tradición. La tradición es la transmisión de creencias de los abuelos a los padres, de los padres a los hijos, y así sucesivamente. O mediante libros que se siguen leyendo durante siglos. Muchas veces, las creencias tradicionales se originan casi de la nada: es posible que alguien las inventara en algún momento, como tuvo que ocurrir con las ideas de Thor y Zeus; pero cuando se han transmitido durante unos cuantos siglos, el hecho mismo de que sean muy antiguas las convierte en especiales. La gente cree ciertas cosas sólo porque mucha gente ha creído lo mismo durante siglos. Eso es la tradición.  
El problema con la tradición es que, por muy antigua que sea una historia, es igual de cierta o de falsa que cuando se inventó la idea original. Si te inventas una historia que no es verdad, no se hará más verdadera porque se trasmita durante siglos, por muchos siglos que sean.  
En Inglaterra, gran parte de la población ha sido bautizada en la Iglesia Anglicana, que no es más que una de las muchas ramas de la religión cristiana. Existen otras ramas, como la ortodoxa rusa, la católica romana y la metodista. Cada una cree cosas diferentes. La religión judía y la musulmana son un poco más diferentes, y también existen varias clases distintas de judíos y de musulmanes. La gente que cree una cosa está dispuesta a hacer la guerra contra los que creen cosas ligeramente distintas, de manera que se podrá pensar que tienen muy buenas razones -evidencias- para creer lo que creen. Pero lo cierto es que sus diferentes creencias se deben únicamente a diferentes tradiciones.  
Vamos a hablar de una tradición concreta. Los católicos creen que María, la madre de Jesús, era tan especial que no murió, sino que fue elevada al cielo con su cuerpo físico. Otras tradiciones cristianas discrepan, diciendo que María murió como cualquier otra persona. Estas otras religiones no hablan mucho de María, ni la llaman “Reina del cielo”, como hacen los católicos. La tradición que afirma que el cuerpo de María fue elevado al cielo no es muy antigua. La Biblia no dice nada de cómo o cuándo murió; de hecho, a la pobre mujer apenas se la menciona en la Biblia. Lo de que su cuerpo fue elevado a los cielos no se inventó hasta unos seis siglos después de Cristo. Al principio, no era más que un cuento inventado, como Blancanieves o cualquier otro. Pero con el paso de los siglos se fue convirtiendo en una tradición y la gente empezó a tomársela en serio, sólo porque la historia se había ido transmitiendo a lo largo de muchas generaciones. Cuanto más antigua es una tradición, más en serio se la toma la gente. Y por fin, en tiempos muy recientes, se declaró que era una creencia oficial de la Iglesia Católica: esto ocurrió en 1950, cuando yo tenía la edad que tienes tú ahora. Pero la historia no era más verídica en 1950 que cuando se inventó por primera vez, seiscientos años después de la muerte de María. 
Al final de esta carta volveré a hablar de la tradición, para considerarla de una manera diferente. Pero antes tengo que hablarte de la otras dos malas razones para creer una cosa: la autoridad y la revelación. 
La autoridad, como razón para creer algo, significa que hay que creer en ello porque alguien importante te dice que lo creas. En la Iglesia Católica, por ejemplo, la persona más importante es el Papa, y la gente cree que tiene que tener razón sólo porque es el Papa. En una de las ramas de la religión musulmana, las personas más importantes son unos ancianos barbudos llamados ayatolás. En nuestro país hay muchos musulmanes dispuestos a cometer asesinatos sólo porque los ayatolás de un país lejano les dicen que lo hagan. Cuando te decía que en 1950 se dijo por fin a los católicos que tenían que creer en la asunción a los cielos del cuerpo de María, lo que quería decir es que en 1950 el Papa les dijo que tenían que creer en ello. Con eso bastaba. ¡El Papa decía que era verdad, luego tenía que ser verdad! Ahora bien, lo más probable es que, de todo lo que dijo el Papa a lo largo de su vida, algunas cosas fueron ciertas y otras no fueron ciertas. No existe ninguna razón válida para creer que todo lo que diga sólo porque es el Papa, del mismo modo que no tienes por qué creer todo lo que te diga cualquier otra persona. El Papa actual ha ordenado a sus seguidores que no limiten el número de sus hijos. Si la gente sigue su autoridad tan ciegamente como a él le gustaría, el resultado sería terrible: hambre, enfermedades y guerras provocadas por la sobrepoblación. 
Por supuesto, también en la ciencia ocurre a veces que no hemos visto personalmente la evidencia, y tenemos que aceptar la palabra de alguien. Por ejemplo, yo no he visto con mis propios ojos ninguna prueba de que la luz avance a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo, sin embargo, creo en los libros que me dicen la velocidad de la luz. Esto podría parecer “autoridad” pero en realidad es mucho mejor que la autoridad, porque la gente que escribió esos libros sí que había observado la evidencia, y cualquiera puede comprobar dicha evidencia siempre que lo desee. Esto resulta muy reconfortante. Pero ni siquiera los sacerdotes se atreven a decir que exista alguna evidencia de su historia acerca de la subida a los cielos del cuerpo de María. 
La tercera mala razón para creer en las cosas se llama “revelación”. Si en 1950 le hubieras podido preguntar al Papa cómo sabía que el cuerpo de María había ascendido al cielo, lo más probable es que te hubiera respondido que “se le había revelado”. Lo que hizo fue encerrarse en su habitación y rezar pidiendo orientación. Había pensado y pensado, siempre solo, y cada vez se sentía más convencido. Cuando las personas religiosas tienen la sensación interior de que una cosa es cierta, aunque no exista ninguna evidencia de que sea así, llaman a esa sensación “revelación”. No sólo los Papas aseguran tener revelaciones. Las tienen montones de personas de todas las religiones, y es una de las principales razones por las que creen las cosas que creen. Pero ¿es una buena razón?  
Supón que te digo que tu perro ha muerto. Te pondrías muy triste y probablemente me preguntarías: “¿Estás seguro? ¿Cómo lo sabes? ¿Cómo ha sucedido?” y supón que yo te respondo: “En realidad no sé que Pepe ha muerto. No tengo ninguna evidencia. Pero siento en mi interior la curiosa sensación de que ha muerto”. Te enfadarías conmigo por haberte asustado, porque sabes que una “sensación” interior no es razón suficiente para creer que un lebrel ha muerto. Hacen falta pruebas. Todos tenemos sensaciones interiores de vez en cuando, y a veces resulta que son acertadas y otras veces no lo son. Está claro que dos personas distintas pueden tener sensaciones contrarias, de modo que ¿cómo vamos a decidir cuál de las dos acierta? La única manera de asegurarse que un perro está muerto es verlo muerto, oír que su corazón se ha parado, o que nos lo cuente alguien que haya visto u oído alguna evidencia real de que ha muerto. 
A veces, la gente dice que hay que creer en las sensaciones internas, porque si no, nunca podrás confiar en cosas como “mi mujer me ama”. Pero éste es un mal argumento. Puedes encontrar abundantes pruebas de que alguien te ama. Si estás con alguien que te quiere, durante todo el día estarás viendo y oyendo pequeños fragmentos de evidencia, que se van sumando. No se trata de una pura sensación interior, como la que los sacerdotes llaman revelación. Hay datos exteriores que confirman la sensación interior: miradas en los ojos, entonaciones cariñosas en la voz, pequeños favores y amabilidades; todo eso es autentica evidencia. 
A veces, una persona siente una fuerte sensación interior de que alguien la ama sin basarse en ninguna evidencia, y en estos casos lo más probable es que esté completamente equivocada. Existen personas con una firme convicción interior de que una famosa estrella de cine las ama, aunque en realidad la estrella siquiera las conoce. Esta clase de personas tienen la mente enferma. Las sensaciones interiores tienen que estar respaldadas por evidencias; si no, no podemos fiarnos de ellas. 
Las intuiciones resultan muy útiles en la ciencia, pero sólo para darte ideas que luego hay que poner a prueba buscando evidencias. Un científico puede tener una “corazonada” acerca de una idea que, de momento, sólo “le parece” acertada. En sí misma, ésta no es una buena razón para creer nada; pero sí que puede razón suficiente para dedicar algún tiempo a realizar un experimento concreto o buscar pruebas de una manera concreta. Los científicos utilizan constantemente sus sensaciones interiores para sacar ideas; pero estas ideas no valen nada si no se apoyan con evidencias. 
Te prometí que volveríamos a lo de la tradición, para considerarla de una manera distinta. Me gustaría intentar explicar por qué la tradición es importante para nosotros. Todos los animales están construidos (por el proceso que llamamos evolución) para sobrevivir en el lugar donde su especie vive habitualmente. Los leones están equipados para sobrevivir en las llanuras de África. Los cangrejos de río están construidos para sobrevivir en agua salada. También las personas somos animales, y estamos construidos para sobrevivir en un mundo lleno de… otras personas. La mayoría de nosotros no tienen que cazar su propia comida, como los leones y los bogavantes; se las compramos a otras personas, que a su vez se la compraron a otras. Nadamos en un “mar de gente”. Lo mismo que el pez necesita branquias para sobrevivir en el agua, la gente necesita cerebros para poder tratar con otra gente. El mar de está lleno de agua salada, pero el mar de gente está lleno de cosas difíciles de aprender. Como el idioma.  
Tú hablas inglés, pero tu amiga Ann-Kathrin habla alemán. Cada una de vosotras habla el idioma que le permite hablar en su “mar de gente”. El idioma se transmite por tradición. No existe otra manera. En Inglaterra, tu perro Pepe es a dog. En Alemania, es ein Hund. Ninguna de estas palabras es más correcta o más verdadera que la otra. Las dos se transmiten de manera muy simple. Para poder nadar bien en su propio “mar de gente”, los niños tienen que aprender el idioma de su país y otras muchas cosas acerca de su pueblo; y esto significa que tienen que absorber, como si fuera papel secante, una enorme cantidad de información tradicional (Recuerda que “información tradicional” significa, simplemente, cosas que se transmiten de abuelos a padres y de padres a hijos.) El cerebro del niño tiene que absorber toda esta información tradicional, y no se puede esperar que el niño seleccione la información buena y útil, como las palabras del idioma, descartando la información falsa o estúpida, como creer en brujas, en diablos y en vírgenes inmortales.  
Es una pena, pero no se puede evitar que las cosas sean así. Como los niños tienen que absorber tanta información tradicional, es probable que tiendan a creer todo lo que los adultos les dicen, sea cierto o falso, tengan razón o no. Muchas cosas que los adultos les dicen son ciertas y se basan en evidencias, o, por lo menos en el sentido común. Pero si les dicen algo que sea falso, estúpido o incluso maligno, ¿cómo pueden evitar que el niño se lo crea también? ¿Y que harán esos niños cuando lleguen a adultos? Pues seguro que contárselo a los niños de la siguiente generación. Y así, en cuanto la gente ha empezado a creerse una cosa -aunque sea completamente falsa y nunca existan razones para creérsela-, se puede seguir creyendo para siempre.  
¿Podría ser esto lo que ha ocurrido con las religiones? Creer en uno o varios dioses, en el cielo, en la inmortalidad de María, en que Jesús no tuvo un padre humano, en que las oraciones son atendidas, en que el vino se transforma en sangre…, ninguna de estas creencias está respaldada por pruebas auténticas. Sin embargo, millones de personas las creen, posiblemente porque se les dijo que las creyeran cuando todavía eran suficientemente pequeñas como para creerse cualquier cosa. 
Otros millones de personas creen en cosas diferentes, porque se les dijo que creyesen en ellas cuando eran niños. A los niños musulmanes se les dice cosas diferentes de las que se les dicen a los niños cristianos, y ambos grupos crecen absolutamente convencidos de que ellos tienen razón y los otros se equivocan. Incluso entre los cristianos, los católicos creen cosas diferentes de las que creen los anglicanos, los episcopalianos, los shakers, los cuáqueros, los mormones o los holly rollers, y todos están absolutamente convencidos de que ellos tienen razón y los otros están equivocados. Creen cosas diferentes exactamente por las mismas razones por las que tú hablas inglés y tu amiga Ann-Kathrin habla alemán. Cada una de los dos idiomas es el idioma correcto en su país. Pero de las religiones no se puede decir que cada una de ellas sea la correcta en su propio país, porque cada religión afirma cosas diferentes y contradice a las demás. María no puede estar viva en la católica Irlanda del Sur y muerta en la protestante Irlanda del Norte. 
¿Qué se puede hacer con todo esto? A ti no te va a resultar fácil hacer nada, porque sólo tienes 10 años. Pero podrías probar una cosa: la próxima vez que alguien te diga algo que parezca importante piensa para tus adentros: “¿Es ésta una de esas cosas que la gente suele creer basándose en evidencias? ¿O es una de esas cosas que la gente cree por la tradición, autoridad o revelación?” Y la próxima vez que alguien te diga que una cosa es verdad, prueba a preguntarle “¿Qué pruebas existen de ello?” Y si no pueden darte una respuesta, espero que te lo pienses muy bien antes de creer una sola palabra de lo que te digan.  
Te quiere, 
Papá.